El Rey Bhumibol Adulyadej: el Monarca Internacional de Tailandia

Su Majestad el rey Bhumibol Adulyadej, el “Padre de la Nación” para el pueblo de Tailandia quien falleció el 13 de octubre de 2016, dirigió una vida destacable llena de valiosos logros. La vida de Su Majestad dejó una huella indeleble no solo para su pueblo sino también para la comunidad internacional.

 

Su Majestad nación en los Estados Unidos -en Cambridge, Massachussets-, siendo el único monarca nacido en suelo estadounidense. Pasó sus años formativos en Europa, principalmente en Suiza, donde estudió ciencia y luego política antes de acceder al trono en 1946. A pesar de haber crecido en Occidente, Su Majestad fue inculcado por la Princesa Madre, SAR Princesa Srinakarindra, con los valores y tradiciones del pueblo tailandés. Por ende, la formación de Su Majestad fue una convergencia única de las culturas Occidental y Oriental. Ello se reflejó en que Su Majestad tuviera una variedad de intereses más amplia que la de cualquier otro tailandés de su generación, abarcando desde las artes como la música, fotografía y pintura, los deportes como la navegación, hasta los inventos e innovaciones científicas. Su Majestad el rey Bhumibol fue un verdadero “Monarca del Renacimiento” en todos los aspectos.  

El abuelo de Su Majestad, el Rey Chulalongkorn el Grande, también conocido como Rey Rama V, guió a Tailandia hacia la era moderna. El Rey hizo que Tailandia (o Siam como era conocida en ese entonces) fuera el único país en el sudeste asiático que no se sometiera a la ola de colonización. El Rey Rama V logró esto al aprender tácticas de Occidente y viajar a Europa en 1897 para dar a conocer a Siam entre los monarcas occidentales –mostrarles que Siam era una nación civilizada y no “una tierra de bárbaros”.  

Al principio de su reinado, Su Majestad el rey Bhumibol Adulyadej siguió los pasos de su ilustre predecesor. En menos de una década, de 1959 a 1967, Su Majestad, acompañado por Su Majestad la Reina Sirikit, visitó 27 países. Se reunió con importantes líderes mundiales, reafirmando los lazos forjados en Europa durante la era de Rama V, se dirigió al Congreso de Estados Unidos y colocó a un pequeño país como Tailandia firmemente en el mapa internacional. Además de solo “mostrar la bandera”, los viajes fueron oportunidades para que Su Majestad aprendiera las mejores habilidades y prácticas de las naciones occidentales desarrolladas, que después utilizaría para el beneficio del pueblo tailandés.

Después de ese periodo de viaje internacional, Su Majestad regresó a Tailandia y nunca más viajaría al exterior. Cuando se le preguntó por qué, Su Majestad respondió que quería entender Tailandia mejor para así poder ayudar al pueblo tailandés. Durante el resto de su reinado, Su Majestad viajó a los rincones más remotos de Tailandia, sin importar qué tan subdesarrollado o difícil de acceder fueren, visitó todas las provincias de Tailandia y se reunió con los residentes locales de todas los estilos de vida –granjeros, pescadores, comerciantes y administradores locales- para escuchar sus puntos de vista y necesidades. Su Majestad proveyó de consejos técnicos a las agencias gubernamentales para forjar soluciones que ayudaran a los ciudadanos comunes, trayendo una sinergia entre las tradiciones locales y los métodos modernos. Durante sus viajes domésticos, Su Majestad fue invariablemente acompañado por Su Majestad la reina Sirikit y otros Miembros de la Familia Real. Desde una edad temprana, los Miembros de la Familia Real tailandesa fueron inculcados con los valores y la cultura tailandesa, incluyendo las responsabilidades hacia el pueblo tailandés. Por esta razón, continuaron trabajando hasta este día para ayudar a sostener y mejorar las vidas de sus súbditos.

Su Majestad sostuvo consistentemente que Tailandia es inherentemente un país agrícola y no debe abandonar sus raíces –reiteró enfatizó que Tailandia debería ser capaz de autoalimentarse-. Por tanto, Su Majestad adjudicó gran importancia en ayudar a florecer la agricultura. Aplicó su conocimiento en ciencias, adquirido principalmente en sus viajes al exterior, para crear y apoyar más de 4,000 Proyectos de Desarrollo Reales.  Los Proyectos se enfocaron en incrementar la eficiencia y efectividad de los métodos agrícolas, utilizando técnicas modernas tales como la rotación de cultivos, el manejo de agua, la reversión de los efectos de la erosión del suelo, junto con inventos e innovaciones tales como la lluvia artificial, el aireador Chaipattana y generando energía renovable de la palma de aceite –muchos de los cuales recibieron patentes domésticas y extranjeras. Al final, esto resultó en una mejora significativa de la calidad de vida y bienestar de la mayoría de los granjeros tailandeses.

En su acercamiento holístico al desarrollo sustentable, Su Majestad fue un visionario. Su Majestad abogó durante muchas décadas por la práctica de casi todas las prioridades que el mundo tiene hoy para los Objetivos del Desarrollo Sustentable (por sus siglas en inglés, SDG). Su Majestad delineó la Filosofía de Suficiencia Económica (SEP) en 1974, una perspectiva que alienta a las personas a vivir dentro de sus posibilidades y no abusar de los recursos naturales para incrementar la sustentabilidad y crear resiliencia a retos externos.  Sus principios nucleares, dando importancia a vivir una vida de moderación y aplicando disciplina y autocontrol, están en el corazón del desarrollo sustentable –una causa que hoy día el mundo ve como una agenda prioritaria-. Por más de 40 años, la filosofía de Su Majestad continúa arraigada en las mentes de los tailandeses, particularmente tras las difíciles lecciones aprendidas de la crisis económica de 1997. Actualmente, Tailandia continua compartiendo abiertamente sus experiencias positivas y promoviendo la filosofía entre la comunidad internacional.

La impoetancia que Su Majestad dio a la agricultura convirtió a Tailandia en una de las principals potencias agrícolas del mundo en la actualidad. Actualmente, Tailandia no solo es capaz de autoalimentarse; sino que también contribuye inmensamente al mantenimiento de la seguridad alimentaria global. Hoy en día, muchos de los inventos y las innovaciones de Su Majestad, como la lluvia artificial, son utilizadas cada vez más en el exterior.  Tales logros memorables han creado un impacto positive a escala local y global y han ganado el reconocimiento de Su Majestad como “el Rey del Desarrollo de Tailandia” por las Naciones Unidas y la comunidad internacional. Este es un título bien merecido para Su Majestad el Rey Bhumibol Adulyadej a la luz del increíble legado que ha dejado.  

Embajada de Tailandia en México

Dirección: Paseo de las Palmas No.1610 Lomas de Chapultepec México D.F. 11000
Email: thaimex@prodigy.net.mx
Teléfono: (+52-55) 5540 4551, 5540 a 4529
Fax: (52-55) 5540 - 4817

 

Suscríbete al Boletín

Para recibir el boletín mensual de la Embajada, favor de suscribir su correo aqui: